El Hombre Que Vió el Tiempo Pasar

The_Wanderer_above_the_Mists (1817-18) – Caspar David Friedrich
¿En que momento me desperdicie tanto? No recuerdo cuando fue exactamente que tire todo por la borda. Siento como que el tiempo fue ese otoño sin prisa ni piedad que se robó lo que era mío. Todo lo marchitó y se lo llevó. Dejé pasar muchos años de mi vida para convertirme en un mediocre y conformista. Un fulano. Un don nadie. Ahora la voluntad que me rige esta cansada, ya no tiene hambre y esta enferma de invierno. Los objetivos que tuve cambiaron. Los motivos son otros. Algunos sueños hasta los olvide, no se donde los puse. Los borre y no me di cuenta.
¿En que momento, por Dios? Si yo tenía muchas ganas de comerme el mundo entero. Y no de un bocado, sino por cucharadas. En dosis pequeñas, que me permitieran disfrutar de su sabor. De su consistencia. De su aroma. Ese plato caliente que solo saben disfrutar los que conocen el triunfo de conquistar batallas a diario y no las ansias inútiles de ganar la guerra a medias.
¿Habrán sido los vicios y las noches que derroche y que no me llevaron a ninguna parte? Porque el cuerpo de una extraña, los residuos de un cigarro y un amanecer herido que se repite, no son un destino ni parte del viaje. Son la banca sucia y vacía de la estación. Ese caminar en sentido contrario para llegar otra vez a uno mismo. Estoy en el mismo punto de donde partí y ahora no se a donde ir.
¿Qué putas pasó? ¿Fue la gente de la que me rodee? ¡Si! Es muy probable que ellos sean los culpables de todo lo que siento ahora. Que lástima que nunca encontré la puerta trasera para huir de sus planes. Me faltaron fuerzas para estar solo por un rato. Era cuestión de confiar un poco más en mí en esos momentos. De decidirme a dar el primer paso. ¡Eso fue! Las malas decisiones que tomé. ¿O fue cuestión de suerte? No sé. Tuvo que ser un accidente del destino. Se equivocó. Es un traidor. Por eso estoy aquí. Pensando que quizás fue la ignorancia que me hizo creer que yo ya era alguien importante antes de tiempo, por codearme con la crema y nata de la nada en esta sociedad. Como si esa mierda a mi me importara.
Son tantas las interrogantes ahora y no tengo una respuesta ni siquiera para una. Quisiera tanto tener una excusa. Poder hacer un borrón y cuenta nueva. Poder dejar ir lo malo en un tragante. En un inodoro que se lleve todo al olvido y me permita volver a empezar.
Creo que definitivamente perdí el talento. He llevado un exceso de equipaje por mucho tiempo que no me sirve de nada ahora. Puros disfraces, recuerdos insípidos, orgullos fríos y trajes poco elegantes que no me dan personalidad y que nunca me quedaron bien. Creo que en la película de mi vida nunca fui un buen actor. No me aprendí el guion. Me doy cuenta que me quede con las migajas del ayer y no me llenaron. Si esta vida terminara ahora, ¿tendría una mejor oportunidad en la siguiente?
¿Dónde esta todo lo que yo tenia y quería ser? ¿Que pasó? 
Frank Pineda

Frank Pineda

Soy un escritor aficionado hecho en Honduras, pero distribuido en Guatemala. Me gusta mucho escribir poesía, cuentos cortos y reflexionar sobre las cosas más pequeñas de la vida. No tomo café, no tengo un gato y viajo ligero sin exceso de equipaje.

More Posts - Website

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *