El Señor Don Diablo

Entre este público extraordinario de aplausos
yo soy el dramaturgo perfecto
para personificar a Don Diablo.

 

Aunque se muy bien que algunos de ustedes no saben
ni siquiera de que hablo
pues me conocen muy bien
y a mi criterio
en todo este escenario
fue quizá un mal entendido
el que me permitió escribir esta obra.

 

Aunque no esta de sobra decir que ya he puesto pie en el infierno
por lo cual me han puesto hasta los cuernos
y afirman que yo he leído el guión barato de un pecador
sin saber que en algún momento yo solamente fui un espectador
o un simple pescador
un apóstol de quien soy
quien no me crea que lance la primera piedra
y que gane el mejor,
ya que sin duda no habrá un pecado tan original,
pero que si sea único en la variedad.

 

Dado a que el precio de la realidad nunca es muy alto
ni yo fui un santo que evitaba la acción
ya que yo mismo vendí el evangelio de la tentación
para comprarme el resto de la manzana
y el salmo mil quince que me habla de amor.

 

Pero que siga la función
pues quizás usted sea el autor de este mi sarcasmo
en el que finjo ser alguien como yo en un mismo papel
donde Caín pierde la vida en manos de adivinen quien.

 

Después de todo mas sabe el Señor Don Diablo por viejo…
que por diablo.

Frank Pineda

Frank Pineda

Soy un escritor aficionado hecho en Honduras, pero distribuido en Guatemala. Me gusta mucho escribir poesía, cuentos cortos y reflexionar sobre las cosas más pequeñas de la vida. No tomo café, no tengo un gato y viajo ligero sin exceso de equipaje.

More Posts - Website

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *