Monólogo de la Chamusca

 Revista CAPIUSA – Edición Deportiva junio 2012

 

Para la edición deportiva de junio 2012, tuve el gusto de ser invitado por la revista CAPIUSA a colaborar con un artículo relacionado a las “chamuscas” (partidos de futbol realizados informalmente en cualquier parte. En Honduras les dicen “potras”, en México creo que “cascaritas”):

 

Soy el verdadero comienzo de la niñez. Conmigo se aprende a ser héroe o villano, a ganar o ganar porque perder no es opción, a soñar con los cascos y a rezarle al diez con fervor. Conmigo nacen los artistas que saben hacer arte con las piernas en el lomo de un campo desnudo en las ruinas de un estadio, en las calles calvas y polvosas de los barrios y colonias o sobre los barrancos urbanos entre maquinas ruidosas en una construcción a medias.

 

Por mi se apuestan las aguas, los cuquitos o las chelas, la hombría, las playeras, las tortillas del almuerzo, el panito de manteca, las hermanas y hasta la vida si fuera necesario. La justicia aquí no tiene nada que ver, no hay árbitros, ni tiempos extras. El palo horizontal es del alto del cielo y los laterales son dos piedras. Las tarjetas rojas las pinta la sangre de un raspón en los codos y las rodillas en la líneas enemigas marcadas por la imaginación.

 

Conmigo el color de la camisola no importa, aquí los gladiadores se visten de corazón y se abren paso entre el rival con un taquito, con un vuelo de chilena, con la coartada de un penalti milagroso de ultimo minuto o acechando la victoria con un intento fallido de una mano que no es la de Dios, porque Él solo invento el juego.

 

Conmigo se aprende que la verdadera ovación sale del pecho cuando se grita gol con lo que sobra de esperanza en los pulmones, cuando las manos amigas te levantan el ánimo porque en ese momento crucial fuiste el mejor. Aquí fue donde maduramos, donde mordimos el asfalto, donde aprendimos a calcular el mejor equipo y comprendimos que a veces un partido se acaba cuando la vecina amargada pincha el balón. Conmigo se aprende que no podes ser hincha si no fuiste de los jugadores que lo entrego todo hasta en la última gota de sudor.

 

Soy la que siempre espera el regreso de aquellos hombres que quieren volver a ser niños otra vez. Yo soy la chamusca que se gana en los recuerdos de la infancia.

 

Ver la publicación aquí (pag. 29 y 30)

Frank Pineda

Frank Pineda

Soy un escritor aficionado hecho en Honduras, pero distribuido en Guatemala. Me gusta mucho escribir poesía, cuentos cortos y reflexionar sobre las cosas más pequeñas de la vida. No tomo café, no tengo un gato y viajo ligero sin exceso de equipaje.

More Posts - Website

One Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *