Mi Gato Corazón

Misho, gato

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como si el veterinario se robara a mi mejor amigo,
como si ya no perdiera los pelos tu abrigo,
como si la luna fuera de leche en las rocas
y las 7 vidas fueran tan pocas.

 

Como si estuvieran de fiesta los ratones,
como si te extrañaran las gatas en los balcones,
como si la noche le maullara a tu sombra
y tus suelas ya no bailaran en mi alfombra.

 

Como si le buscara tres pies a la vejez,
como si la fuerza de mi gravedad te dejara caer al revés,
como si ya no tuviera besos para bañarte
y mis tristezas ya no vinieran a arrullarte.

 

Como si tu concierto ya no fuera en mi cocina,
como si en mi casa ya no rondara un policía,
como si ya no tuviera cuerda ese motor,
y solo tu ausencia ronroneara en mi corazón.

 

Como si tu cola no me sonriera en la soledad,
como si mi llegada ya no fuera novedad,
como si esta cat-astrofe no afectara al sistema,
y tu siesta la tomaras en los tejados de este poema.

 

A Misho, que más que ser un gato en una casa, fue un pedacito del corazón de una amiga.
Dedicado a Misho, el amigo, el aliado y confidente de Maria José Camacho. Que suerte que los gatos también van al cielo.
Cuando los animalitos se convierten en parte de uno ¿verdad?

Frank Pineda

Frank Pineda

Soy un escritor aficionado hecho en Honduras, pero distribuido en Guatemala. Me gusta mucho escribir poesía, cuentos cortos y reflexionar sobre las cosas más pequeñas de la vida. No tomo café, no tengo un gato y viajo ligero sin exceso de equipaje.

More Posts - Website

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *